El síndrome del emperador


Entre los factores que, según los expertos, han desencadenado este aumento, se hallan el abandono de las funciones familiares, la sobreprotección, la ausencia de autoridad y la falta de afectividad por parte de los padres.

Los casos de síndrome del emperador, un fenómeno de maltrato de hijos a padres, se han multiplicado por seis desde el año 2000, con cerca de 6.500 denuncias recibidas por la Fiscalía General del Estado en 2010, según ha informado la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), que ha tratado este tema en su VII Reunión Anual.

Los pediatras han señalado que, generalmente, estos trastornos aparecen por causas genéticas, familiares y ambientales. El abandono de las funciones familiares, la sobreprotección, la ausencia de autoridad y la falta de afectividad por parte de los padres, son, en este sentido, algunos de los factores que han desencadenado este aumento de casos de síndrome del emperador entre los niños y adolescentes.

“En las últimas décadas, hemos vivido cambios muy importantes en la forma de entender las responsabilidades en la familia. En ocasiones los padres encuentran grandes dificultades para establecer el equilibrio adecuado entre autoridad y afectividad”, ha dicho la doctora María Victoria García García-Calvo, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria de Castilla La Mancha (APapCLM).

Una de las frases que más repiten los padres cuando no saben tratar con el niño es “no puedo con él”. El establecimiento de normas y límites no sólo es imprescindible, sino que es totalmente compatible con el afecto, según los expertos.

De hecho, los pediatras han aconsejado establecer, desde el principio, normas claras que regulen la convivencia familiar pero, sobre todo, han destacado la importancia de mantener la coherencia y razonar las reglas cuando el niño tiene capacidad de compresión. Además, “los padres, más que castigar cuando hay un error, tienen que gratificar al niño cuando hace las cosas bien”, ha subrayado la doctora García.

Entre los consejos que dan los especialistas, se hallan el de otorgar responsabilidades al niño y hacerle pensar antes de actuar. “Es en la etapa de aprendizaje cuando hay que distribuir y reafirmar el papel de cada miembro de la familia. Hay que abolir la creencia de que al niño no se le puede decir ‘no'”, ha concluido la pediatra.

Fuente: Medicina y Salud. Mapfre.

Autor / fuente: JANO

Acerca de Rafael Quintana

Con ganas de compartir y de aprender
Galería | Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s